Sandra Llusà trata de captar la belleza del silencio y las formas orgánicas de la naturaleza para crear piezas de joyería sutiles. Sus joyas están hechas desde su taller de Barcelona, delicadamente a mano y con sumo cuidado para que duren toda la vida. Sandra admira con emoción los detalles de la vida cotidiana. Cada pieza captura un momento fugaz convirtiendo esos momentos en eternos.