Desde su taller en el Pirineo, Eli de Ramandnat crea atrapa luces y piezas de latón estudiando su luz y movimiento para que cada una sea un poema visual. Le fascina el equilibrio con la sencillez en la composición geométrica y los reflejos del latón, sus piezas hechas a mano son pequeñas esculturas que llenan de luz y calidez cualquier rincón. Su constante curiosidad la lleva ahora a crear piezas incorporando elementos vegetales.