Proceden de una familia de agricultores y cultivan una finca de olivos en Lleida de forma ecológica con el objetivo de obtener un producto natural y de calidad. Garantizan la calidad de su aceite con el sello CCPAE de agricultura ecológica. La cocina les llena de emociones tanto a nivel gastronómico como de diseño, y han querido unir ambas en su proyecto, convirtiendo en arte su aceite de oliva virgen extra.