En el Taller de Alseide elaboran cosmética artesanal, natural y vegana a un ritmo lento, poniendo cariño en cada detalle: desde la elección de los ingredientes hasta el diseño del envase, la etiqueta o el envoltorio, intentando que sea lo más sostenible posible y reduciendo al máximo el uso de plástico sin perder la belleza de las pequeñas cosas, como nos gusta en Flors al Mercat.